miércoles, 18 de marzo de 2009

El Castigador #3

Colección: El Castigador
Autor: Kendo
Número: #3
Título: Muerte en Colombia
Portada: El Castigador enfrente de una mansión en ruinas con tres muertos a sus pies y disparando mientras huye del escenario.


Después de mi escandalosa huída por las calles de Nueva York, me recupero de las heridas sufridas en mi piso franco. Ya llevo unos cuatro dias de recuperación, pero aún me quedan unos cuantos para estar en plena forma y volver a las calles.Gracias a Microchip,que me informa de lo que está ocurriendo por las calles, no me pierdo ningún detalle.

Después de levantarme de la cama e ir al baño, me pongo un poco más cómodo y hago un poco de ejercicio para que no no perder la forma.

Cuando voy a empezar, la puerta se abre y Microchip entra con ritmo rápido:

-Traigo noticias
-¿Qué ocurre?
-¿Qué prefieres que te cuente primero, las buenas o las malas?
-Empieza por las malas
-Cada vez está entrando más droga en la ciudad. Por los puertos de Nueva York entran aproximadamente unas ocho toneladas a la semana, y lo peor es que el flujo no cesa. No sé quien puede estar detrás de esto, pero desde luego es bastante listo, ya que ni la policía ni los de narcotráficos logran cogerle.Gracias a mis contactos, he logrado descubrir que esta noche llega un cargamento de droga en un barco de mercancías.Sé que todavía no estás del todo sano, pero esta podría ser nuestra única oportunidad de descubrir algo.
-Tienes razón.Iré esta noche. Por cierto, ¿Cuales eran las buenas noticias?
-¡Ah si! Casi se me olvida.La policía ya no te persigue ya que te ha dado por desaparecido y ya te he preparado otra furgoneta.Espero que esta te dure más que la otra.


Diez de la noche. Según la información de Microchip, el barco llega a las diez y media y desembarcará en el muelle número siete.Ya he cogido de mi piso franco lo que necesito: Un MP-5 con silenciador y una 9mm también con silenciador aparte de un par de cargadores de cada arma.
Cuando dan las diez y veinte, me pongo en marcha.

Avanzo con cautela, ya que no quiero que me descubran, escondiéndome entre contenedor y contenedor. En los tres cinco primeros muelles no encuentro nada sospechoso, pero cuando llego al muelle número seis me encuentro con dos tipos armados con M4A1 vigilando la zona.

Antes de despacharlos, investigo su patrón de movimiento.Uno de ellos avnza bordeando un contenedor y avanza hasta una esquina de la salida del muelle.El otro avanza bordeando el muelle hasta unos cinco metros de mi posición. Si atacase al que tengo cerca, el otro me descubriría, ya que si salgo de mi escondite, me quedo el descubierto, por lo que decido encargarme del que me molesta.

Una vez los dos se han dado la vuelta, avanzo rápidamente hacia los contenedores que tengo enfrente y escalo hasta que llego arriba del todo.Una vez he llegado, preparo mi cuchillo y espero a tener al alcance al vigilante.Cuando lo tengo, de un salto le clavo el cuchillo en el hombro al mismo tiempo que con la otra mano le tapo la boca para que no grite. Una vez ha muerto, escondo el cadáver y me preparo para abatir al otro.Cuando me da la espalda,le agarro por detrás y le rebano el cuello, matándolo en el acto.Una vez acabo de limpiar el muelle, avanzo hacia mi destino.

Cuando llego al muelle, el barco ya ha llegado. Es un barco de mercancías bastante grande, por lo que calculo que en el interior habrán entre unas quince personas. Mi objetivo esd llegar al camarote del capitán, "hablar" con él y luiego volar el barco con explosivos plásticos.

Hay dos hombres vigilando la entrada al barco. Esta vez no puedo matarlos con tranqulidad, así que preparo mi MP5 y apunto con suavidad.Una vez los tengo a los dos, disparo unas ocho balas seguidas acabando con los dos en cuestión de segundos. Una vez entro en el barco,avanzo hacia la puerta que me lleva a la cubierta inferior, donde espero que se encuentre el camarote del capitán.

Una vez bajo las escaleras, descubro, para mi propia alegría, la caja de los fusibles.Aprovecho para desconectar la corriente y así quedarme a oscuras, pero gracias a las gafas de visión nocturna que me he traído, veré perfectamente.

Ya llevo unos cuantos minutos vagando por los pasillos y ya he eliminado a unos cinco tripulantes, todos armados, cuando encuentro el camarote del capitán.Abro la puerta cuidadosamente y sin hacer ruido.La habitación está tranquila, bien decorada y un poco iluminada gracias a una lámpara, que refleja mi sombra en la pared.El capitán está durmiendo en la cama plácidamente, hasta que llego yo. Cojo mi 9mm y se la planto en la sien:

-Como hables, te muevas o hagas cualquier movimiento, despídete de tu miserable vida.
-¿Quién diablos eres?
-Soy un amigo que quiere conocer a tu jefe, así que ves hablando y dime para quien trabajas
-¡No te voy a decir nada, cerdo americano!
-¿Ah no?-le tapo la boca y le pego un tiro en la rodilla-a la próxima no fallaré
-¡Está bien está bien! Te diré todo lo que sé. Trabajo para un tal Juan Rodríguez, pero ni le conozco ni nada, ya que yo sólo hago lo que me mandan sus lacayos.Tiene su base en Colombia, en una mansión a las afueras de la ciudad, es lo único que sé.
-Con eso tengo suficiente.

Despues de conseguir la información que necesitaba, dejo al capitán inconsciente y bajo a la bodega, eliminando a un par de tipos por el camino. Una vez allí, coloco los explosivos en los puntos estratégicos y salgo del barco. Cuando llego a la furgoneta, activo el detonador y disfruto de los fuegos artificiales..


Es hora de hacerle una visita a ese Juan Rodríguez ahora que ya me he recuperado de mis heridas.Antes de hacer el viaje, he hablado con un amigo mío que tengo en Colombia, Carlos, para que me proporcione alojamiento y armamento.Una vez lo tengo todo listo, parto hacia el aeropuerto.

Despues de tres horas de viaje, aterrizo en tierra colombiana.Cuando acabo de recoger mi equipaje, salgo al exterior y compruebo que Carlos está esperándome:

-¡Hombre Frank, cuanto tiempo viejo amigo!
-¿Qué tal estás Carlos?
- Pues ahora que lo dices, bastante bien. Pero no quiero hacerte esperar, así que vamos al grano.Sube al coche.

Despues de subir, Carlos me conduce hacia una pequeña casa a las afueras de la ciudad. Cuando entro, el olor que me llega no es muy agradable, pero no me preocupa, ya que voy a estar aquí poco tiempo.Una vez entro, veo encima de la mesa bastantes armas como para organizar una guerra a pequña escala:

-Bueno, aquí tienes lo que me pediste Frank.
-Sí gracias... pero una cosa más. ¿Conoces a un tal Juan Rodríguez?
¿Juan Rodríguez? ummm... ese nombre me suena... ¡Ah sí, ya me acuerdo! No se mucho sobre él, lo único que sé es que vive en una mansión a un par de kilómetros de aquí. ¿Por qué lo preguntas?
-Tengo confianza en tí, así que te lo voy a decir. Es un gran traficante de drogas, y parece que le ha pillado el truco a introducirla en mi país, y yo he venido a pararle los pies. Pienso actuar esta misma noche.
-¡Pues cuenta conmigo, viejo amigo! Y no me pongas peros, que voy a ir de todos modos
-Ya veo que no puedo disuadirte...ok.Ven aquí dentro de una hora y media .

Despues de que la oscuridad es completa y Carlos y yo estamos preparados, partimos hacia la mansión. Cuando estamos llegando, decidimos dejar el jeep y proseguir a pie, ya que a partir de aquí la vigilancia será intensa y nos será difícil ocultarnos con el jeep.Una vez ocultamos el coche, avanzamos por una ladera cuesta arriba que tenemos cerca para observar la situación: La mansión está bien defendida, con unos diez vigilando el exterior y otros quince más o menos dentro del recinto. Ladera abajo, a unos cien metros de donde estamos, hay una alambrada custodiada por dos hombres que impide el paso. Viendo la situación,le hago una seña a Carlos para que se prepare y yo preparo mi Dragunov:

-Carlos, yo despejo la alambrada y entras por ahí. A continuación, avanzas por el lado izquierdo mientras yo despejo el derecho de enemigos.Una vez hecho, tú rodeas la mansión y entra por la puerta trasera mientras yo entro por la principal.
-Entendido

Una vez Carlos comienza a descender por la ladera, yo le coloco el silenciador al fusil y de dos disparos limpios y rápidos, acabo con los de la alambrada. Una vez que Carlos empieza a ejecutar su parte del plan, yo empiezo con la mía.

Uno tras otro, los diez vigilantes del exterior van cayendo. Cuando compruebo que el terreno está despejado, abandono el fusil para ir mas ligero y preparo mi MP5. Una vez estoy en la puerta principal, me reúno con Carlos:

- La primera parte ha sido un éxito. Ahora vamos con la segunda.
Carlos empieza a bordear la mansión mientras yo entorno la puerta lo justo para ver: Hay dos guardias vigilando la entrada, pero por lo que veo, más que vigilar, están dando cabezadas. Una vez irrumpo en la habitación, duermen para siempre. Carlos acaba de entrar por le puerta trasera eliminando a otros dos vigilantes:
-Yo me encargo del piso de arriba. Carlos, encárgate de los de abajo.

Una vez subo las escaleras, compruebo que hay escasa vigilancia, ya que apenas me he topado con tres enemigos, por lo que deduzco que aquí deben estar las personas más importantes de este maldito negocio que pronto voy a eliminar. La mayoría estan durmiendo, por lo que no me resulta muy difícil eliminarlos.

Despues de unos cinco minutos despejando las estancias, encuentro a Juan Rodríguez. Este también está durmiendo, pero no quiero eliminarlo todavía, antes quiero divertirme un poco:

-Levanta y no hagas ni un solo movimiento si no quieres que te incruste una bala en el cráneo.
-bueno, bueno, tranquilo.
-Bien, Juan Rodríguez, por lo que sé, te gusta traficar mercancías ilegales ¿eh?
- Oye, si lo que quieres es dinero, te lo puedo dar, junto con algo de coca como regalo de la casa
Eso me sienta como una patada en la boca. El tono en el que me lo dice me enfurece de tal manera que le tiro al suelo y le pego tres patadas en el hígado:
-¿Sigues creyendo que quiero tu asqueroso y sucio dinero eh? ¡Pues te equivocas!¡Para lo que he venido es para liquidarte, sucio narcotraficante de mierda! No pienso dejar que sigas inundando las calles de tu droga. Despídete de tu miserable vida
-¡No, por favor no !
Pero no le escucho, ye que no merece la pena oír sus gritos de súplica. Cojo mi 9mm y nle vacío el cargador entero sobre su pecho sin piedad. Se lo merecía. Puede que acciones como esta me lleven directo al infierno, pero si en el infierno me encuentro con este tipo de gente, no estaré aburrido. Una vez acabo con él, vuelvo a la planta baja a reunirme con Carlos:
- Esto ya está. Vámonos
Una vez llegamos al lugar donde escondimos el Jeep, volvemos hacia mi refugio despues de una noche movidita.


Glosario de armas:
MP5: Subfusil alemán versátil, ligero y con suficiente potencia de fuego. Utiliza munición de 9mm parabellum por lo cual con una pistola del mismo calibre crea una combinación letal.
M4A1: Subfusil estadounidense versión corta del fusil de asalto M-16. Utiliza la misma munición que este pero con más cadencia de fuego(que dispara más balas por segundo) aunque sacrifica precisión para el disparo.
Dragunov: Fusil de francotirador de origen ruso con una capacidad de diez balas por cargador y un alcance de unos ochocientos metros.

LOS TRAPICHEOS DEL CASTIGADOR VOLVERÁN PRONTO..